lunes, 29 de agosto de 2011

Pequeño resumen de las primeras etapas de la Vuelta a España 2011


Pasado el síndrome de abstinencia postTour, salvado a base de vídeos de ciclismo clásico y lecturas de viejas guías de Ciclismo a Fondo (más la subida a las Lagunas de Neila en la Vuelta a Burgos, pequeño opiáceo de transición), volvemos a quehacer diario en la Vuelta Ciclista a España 2011. Yo no soy como mi amigo Víctor Guiu que disfruta del ciclismo como concepto. Soy más básico, tiene que haber algún ciclista al que seguir y la verdad que de esto adolece un poco la ronda española este año (Sastre está fuera de onda ya, Igor Antón no es que sea mucho de mi palo y poco más...), me había ilusionado con Purito Rodríguez y después de la subida a La Covatilla de ayer me dio un poco de bajón. Purito parece más para vueltas de una semana, como Cataluña, París-Niza o la Daphiné Liberé, tres semanas se hacen largas.

Por otro lado, estos finales unipuerto (o Unipublicpuerto como llaman en los foros especializados) a mí me gustan, los gallos tienen que aparecer, ir a por las bonificaciones (no sé si serán justas o injustas, pero dan color a la carrera) y a por las etapas. Eso a mí me gusta y mucho.

Pero lo dicho, ahora sin referencia clara, será más complicado atender al desarrollo de la Vuelta. A ver qué pasa hoy en la crono, pero temo que no habrá ningún español entre los diez primeros.

Resumen de las etapas:

Primera etapa (Benidorm): ¿os acordáis del Campeonato del Mundo del 92 en Benidorm? Bugno se llevó su segundo maillot arcoiris tras el segundo Tour de Indurain en un sprint amplio en el que se impuso a Jalabert con la elegancia que el gran Bugno siempre tenía. Miguel Indurain fue sexto y volviendo a ver los finales de los Campeonatos del Mundo uno se da cuenta de que Indurain tuvo mala suerte, que iba siempre a por ellos y le faltó sólo un poco de suerte. Cuento toda esta movida porque no vi la etapa...Jakob Fuglsang de líder.

Segunda etapa: Sprint masivo con segundas espadas entre los velocistas. Gana Sutton y un español, Vicente Reynes hace segundo.

Tercera etapa: Majestuoso Pablo Lastras, que vence con potencia y saber estar de veterano (casi como una canción de Loquillo). Por lo menos en esta Vuelta hay victorias españolas de etapa...
Cuarta etapa: Primer final en alto en Sierra Nevada. Mucho calor. Los gallos aguantan juntos y Dani Moreno, compañero de Purito, demuestra estar en buena forma y se aprovecha del marcaje de los jefes para apuntarse el triunfo parcial. Hace un calor, con perdón, de cojones... Purito se lleva el sprint de los mejores pero no bonifica, Daniel Martin, sobrino de Stephen Roche, avisa de su buen estado de forma.
Quinta etapa: Parece llana según el perfil, pero hay una batalla espectacular, el final en Valdepeñas parece el muro de la Flecha Valona, gana Purito fácil en una cuesta que es la del Parque Grande... me emociono.

Sexta etapa: El Liquigas devuelve la moneda. Cuatro escapados, de los que tres son del equipo italiano (incluido Nibali) y Pablo Lastras (que ataca una jornada sí, otra no) y al final es Sagan el que se lleva el triunfo.

Séptima etapa: Sprint masivo, con montonera en los últimos metros, todo el mundo tocado, se lo lleva Kittel y el gran campeón Óscar Freire hace tercero (se retira unos días después en busca de su canto de cisno: el cuarto mundial de ruta).

Octava etapa: El Final en San Lorenzo del Escorial es otro muro. Fantástico trabajo de Dani Moreno y el Katushka para que Purito remate y se lleve la segunda etapa. Parece que va fuerte muy fuerte. Igor ANtón aparece tras unas jornadas tristes en las que se descuelga como Lemond en el 93 con las primeras cuestas. Otro canto de cisne.

Novena etapa: Nos ponemos serios en la Covatilla. Los ataques se suceden y el viento que da en la cumbre es peor que los porcentajes. Purito está muy metido atrás en el grupo cabecero, eso SIEMPRE es mala señal. Atacan todos menos Purito que se acaba quedando, medio pájara. Dani Moreno salva los muebles para el líder. Wiggins, un pistard que me dejó con la boca abierta en la subida de Alpe D´Huez del 2008, el día de la gloria para Carlos Sastre, no se anda con tonterías y va a rematar a todos. No quiere la etapa. Victoria parcial para el sobrino de Roche -manía que les pillo a la familia franco-irlandesa- y los españoles reventados: Antón fuera de forma, Luisle Sánchez superado por las cuestas y aparecen Mikel Nieve, Padilla y Juanjo Cobo, aunque ninguno parece con la entidad suficiente como para llevarse la Vuelta. Me temo que no habrá ganador español en esta ronda.


Lectura de verano: No querían ganar (El Tour de 1983) de Jorge Nagore




















El Tour de 1983, el primero del ciclismo moderno, el que devolvió la emoción por el deporte de las dos ruedas al público español gracias a la irrupción de Delgado y Arroyo en la ronda francesa es analizado con estructura casi novelada por Jorge Nagore en su libro "No querían ganar".


El primer Tour de un gran campeón, Laurent Fignon, que parece encontrarse el triunfo un poco por casualidad (aunque viendo como machaca a Hinault y Lemond al año siguiente uno descubre que no es flor de un día), tras la caída de un líder bastante sólido como Pascal Simon, una ronda abierta donde los colombianos (asesorados por el gran campeón Luis Ocaña) dieron la primera de las muchas notas de color repartidas a lo largo de los años ochenta...era un Tour distinto, descabezado por la lesión del "Caimán" Hinault, al que su victoria ese año en la Vuelta había dejado realmente KO...

Un libro para puristas exigentes, aficionados a la anécdota y la estadística, en un tiempo donde las referencias y las imágenes están al alcance de todos en la red ,pero que sigue siendo un pequeño placer conocer cuántos segundos de bonificación obtenía Sean Kelly cada día.

Con la señal de Eurovisión y la realización de la televisión francesa, que en aquellos años era absolutamente delirante (aún recuerdo la subida al Alpe D´Huez del año 87 en la que se pegan casi media hora siguiendo a Fignon que estaba a quince minutos del primero, mientras atrás Delgado, con el maillot del PDM, trataba de llevarse su primer Tour frente a Roche).

martes, 26 de julio de 2011

Algunos pensamientos ciclistas a modo de punto y seguido

1. Los estúpidos que siguen acudiendo a las carreras como público en las etapas de montaña y a pesar de haber visto miles de veces a gente estúpida haciendo lo mismo que ellos y saber (porque los ciclistas lo demuestran) que molestan, siguen empujando, echando agua o poniéndose delante de los corredores como estúpidos. Por favor, basta ya.

2. Tras lo visto en este Tour 2011, la pareja Samuel Sánchez y Alberto Contador nos pueden dar muchas satisfacciones a los aficionados españoles. Y cuando Valverde vuelva, Freire recupere el golpe de pedal, Luisle seguirá brillando...Rojas, Ventoso, Nieve, El Purito Rodríguez. El ciclismo español tiene la mejor baraja de la historia del ciclismo.

3. El año que viene Alberto Contador disputará la Vuelta si todo va bien, eso unido a que poco a poco los ciclistas se dan cuenta que no se puede hacer Giro antes de Tour, que a los que fallen en Francia les toca venirse para tratar de salvar la temporada, etc... creo que hará que la ronda española se convierta en la segunda del mundo.

4. Yo creo que Contador podría ganar el Campeonato del Mundo de ciclismo este año aunque el recorrido sea para velocistas.

5. Que me hace mucha ilusión que la Vuelta ciclista a España vuelva a pasar por Euskadi. Primero por la normalización que eso supone y segundo porque si la afición vasca realmente es la mejor del mundo, ¿qué mejor que una gran vuelta pase por su territorio? No hablaremos de política hasta que ellos hablen de política.

6. El Tour de 1989 marcó a una generación. Más que ninguno, más que el de Perico o los de Indurain. Ese fue el año. Y fue un grandísimo Tour, acabo de ver la llegada a Superbagneres y he flipado.

7. ¿Qué fue de Jesús Blanco Villar?

8. Si Andy Shleck viene de cervezas a la Vuelta le pondrán garrafón.

9. Cuando vi llorar a Cadel Evans al finalizar la crono se me puso carne de gallina. Campeón.

10. Como me decía Sergio Serrano en un sms el día de la crono final: "Estoy escuchando a Óscar Pereiro en RNE y él tampoco le gustan los hermanos"

11. Carlos Sastre es muy grande, como lo era Fernando Escartín. Como nunca lo fue Abraham Olano.

12. Hinault y Fignon eran unos tipos voraces y elegantes. Hinault se partió la nariz esprintando por un décimo puesto en una etapa. Me estoy bajando vídeos de Fignon y me sigue emocionando (sobre todo en el final del Campeonato del Mundo de 1989 y en la Milán-San Remo de ese año)

13. Contador necesita equipo. Ves el Banesto de Indurain, con Delgado, Bernard, Gerard Rue, Abelardo Rondón y cía y entiendes también muchas cosas.

14. He aprendido de Víctor Guiu que el ciclismo hay que disfrutarlo entero, que no es un buffet libre: llano, montaña, sprint...clásicas y medias vueltas. Aunque si no gana Contador el año que viene me muero.

Gracias a todos. Vuelvo en unas semanas

Las últimas etapas del Tour de Francia 2011


¿Qué paso el viernes en Alpe d´huez? Que lo seguí con casi tanta intensidad como si hubiera estado frente al televisor. En el aeropuerto de Zaragoza, esperando un vuelo que se retrasaba y armado del móvil, intercambiando sms con dos auténticos fanáticos de la vieja escuela: Sergio Serrano, que sobrevivía en Menorca sin TDT pero con pasión radiofónica y el maestro Víctor Guiu, uno de esos tipos que saben y disfrutan de las dos ruedas. Y claro, mi padre, la persona con la que he llorado por la derrota de Perico en el 87, con la que escuché en la radio nocturna el falso positivo de Delgado en el 88, apreté los dientes junto a él cuando se quedaba en las cumbres del 90. También con él, con mi padre, me aburrí con Indurain (mentira, en Val Louron en el 91 y Hautacam en el 94 nos lo pasamos de coña, el problema es que Miguelón no peleaba las etapas en línea y eso nos cabreaba) y he vuelto a la magia de Salou, las medio siestas y el Tour de Francia. Lale Cubino que estás en los cielos. Mi padre estaba tan emocionado por la intentona de Contador que hasta me llamó por teléfono en cuanto bajé del avión para contarme la etapa con todo lujo de detalles. El sábado, lo admito, me compré el Marca. Gracias a los tres.

Ellos me contaban que Alberto Contador atacó en el Telegraphe a 90 kilómetros de rueda, que Andy Shleck perdió el Tour del 2011 por no darle ningún relevo y seguir agazapado, que los pillaron, primero el grandísimo Samuel Sánchez y después todos los favoritos y que al llegar a la montaña mágica, Alberto lo volvía a intentar, buscando la gloria de los campeones cuando no pueden llevarse la victoria: las etapas míticas. Una pena que Samuel Sánchez tuviera que saltar a por él en busca del maillot de los puntos rojos y al final el cansancio hiciera mella en el mito de Pinto y se viera sobrepasado por la revelación francesa Rolland. Hubiera sido un mal menor para una trayectoria irregular en este Tour, donde Alberto ha destacado en Alpe d´Huez, en la crono, en el Muro de Bretaña y en las etapas que llegaban y salían de Gap. Como hacían los campeones de verdad, sufriendo, a lo Hinault cuando no iba bien y saltaba en los descensos, en el llano, buscando la ventaja. Para mí fue suficiente.










Y al día siguiente, tumbado bajo el frescor del aire acondicionado de Benidorm, la última crono. Y Contador fue a por la victoria otra vez, está claro, pero le faltaba ese punto de pedal que se le ha visto otras veces, a pesar de quedar tercero, nunca pudo con Tony Martin y Cadel Evans. Pero demostró que en condiciones normales (sin tanto agotamiento por el Giro, sin las caídas), las cosas hubieran seguido siendo complicadas pero hubiera podido llevarse la carrera sin problemas. Y el Tour que se decidía, Andy Shleck, el nuevo Poulidor, traía una ventaja que no iba a ser suficiente. Todos sonreíamos un poco maliciosamente, yo aportaba (de nuevo en ese intercambio de sms que ha alimentado las horas importantes de la ronda francesa) la realidad: al tercer segundo puesto te regalan una pelota de playa. Y es que no acaba de caer bien Andy, que volvió a ser una lapa con Contador el día anterior y fue incapaz de aportar algo en el intento de fuga del español, que sí que es cierto que se lanzó a pecho descubierto en la etapa del Galibier, pero el resto de la ronda se le ha visto poco. Cadel Evans, que se llevó por medio tubular la etapa del Muro de Bretaña ganó en la subida al Galibier el Tour de Francia, tirando como un poseso en busca del luxemburgués y recuperando algo de la ventaja que llevaba el menor de los Shleck y que le permitió rematarlo en la crono.

Y al día siguiente en París, pues más de lo mismo y habitual, fotos y sprint. Aunque no conviene olvidar que en otros tiempos las cosas fueron muy distintas.

Un Tour agridulce, con dos victorias de etapa españolas, Samuel y Luisle, la clasificación de la montaña para Sánchez, la victoria del Movistar Rui Costa y el quinto puesto de Contador y el sexto de rojas. La confirmación de que Gilbert es un animal ciclista y muy elegante corredor, que a Rojas le robaron el maillot de la regularidad (porque readmitir a Cavendish llegando fuera de control es una trampa pura y dura de la organización) y que los Shleck, si no se lo toman en serio, van a acumular más segundos puestos que Popou (llevan cuatro en grandes vueltas). También destacar el pundonor de Thomas Voeckler, que además de aguantar de maravilla el amarillo muchas más jornadas de las esperadas, lo hizo en Europcar, después de haber recibido ofertas de equipos más poderosos, con la única intención de que sus compañeros no se quedaran sin trabajo. Chapeau para él. Y enhorabuena también a los dos noruegos del pelotón que se llevaron cuatro etapas así a lo tonto.


Aquí Víctor Guiu lo explica mucho mejor que yo.

Y ahora a descansar hasta la Vuelta.

viernes, 22 de julio de 2011

Un relato sobre Alpe d´Huez 1989: Un golpe de pedal de Óscar Forradellas




















Aquel fue un verano atípico. Después de un mes de junio aburridísimo, como de costumbre, animado sólo por los chapuzones en la piscina, ese año no me esperaban las horas de tedio de la siesta en el 'perche' de la casa de los abuelos, ni los revolcones con los chicos del pueblo, mucho más agrestes, ni las escapadas secretas a la caseta de los cartuchos, que podría habérsenos venido abajo encima, como comentarían los adultos de la familia cuando se enteraron del secreto. Por primera y última vez, aquel mes de julio lo pasamos en la playa, toda la familia, de vacaciones.

Tras el tormento en la carretera, llegamos a un hotelito modesto en segunda línea de playa, en Salou. Por aquel entonces no se registraban las masificaciones de hoy durante toda la temporada y aún no estaba completo, a expensas de la llegada del mes turístico por excelencia, agosto. Había sí ya algunos extranjeros, sobre todo alemanes, que tenían copada la piscina y el buffet libre, que hacía las delicias de mi padre, comedor insaciable. En las fotos -todavía las reviso, por lo bizarro de la ocasión- aparece sorprendentemente delgado. Él, de natural fornido, lucía saludablemente delgado para un hombre de unos cuarenta años, y más para uno que había rebasado los límites del sobrepeso sin ningún pudor. Para colmo, se había afeitado el bigote.

Los días eran largos como sólo lo son para los niños sin colegio, llenos de aventuras. Al poco de nuestra llegada, coincidí con uno de los vástagos de aquellos teutones en la sala de juego y, rápidamente, rebasamos la barrera del idioma para compartir nuestras incursiones en la playa, las idas y venidas a las rocas, la pesca de mosluscos que exhibíamos orgullosos como trofeo. Probé también la dureza del carácter alemán, infiltrado en uno de los dos equipos de waterpolo que se disputaban reñidos partidos en la piscina al caer la tarde. Sin consideración alguna, aquellas torres rubias me sumergían de cuando en cuando para demostrar su marcial imparcialidad.

Mientras, mis progenitores y mi hermana alternaban idas y venidas a la playa con garbeos por el paseo marítimo, del que traían algún souvenir en forma de raquetas de playa, chanclas de tira ancha o camisetas de vivos colores. Mi pequeña deserción, lejos de causar problemas, hacía que los momentos de reencuentro fueran completamente gozosos, con el relato de las últimas bravuras y alguna indicación prudente: ponte crema, toma, dile a ese chico que le invitas a un helado, que no somos rácanos, y cosas así.

Pero al menos un momento al día, mi padre y yo nos reuníamos de nuevo en el salón de estar del hotel, con su televisión, agazapados a la espera de que pasara la cortinilla final del telediario y que la pantalla se llenara de verde y gris, de carne y acero, de un gentío agolpado en las cunetas azuzando a aquellos héroes del pedal. El año anterior, Perico había ganado el tour por primera vez y la afición al ciclismo había rebrotado en España tras la década de sequía que había dejado Ocaña. Sin embargo, la mayoría de alemanes nos dejaban a mí padre y a mí junto a un exiguo grupo de compatriotas fervorosos, animando al segoviano, que había cometido un par de cagadas al inicio de la carrera imperdonables. “Si ya podría ir ganando, es un cabeza rota”, gritaba mi padre enardecido entre gestos de asentimiento, para mi sorpresa, temeroso de sus andanadas.

Yo me había perdido aquella hazaña del año anterior, absorto en la dinámica inexpugnable del pueblo. Pero entonces no estaba dispuesto a dejarlo pasar. Hacía meses que miraba con ansia aquella BH roja que había entrado en casa y que era culpable en parte del figurín que lucía mi padre, pero todavía no llegaba a los pedales. La carrera alcanzó el tramo decisivo con la criba hecha. Lemond, Fignon y Perico se la jugaban en las 21 curvas de Alpe D'Huez. Papá evocaba los “latigazos” del nuestro en los momentos decisivos, a la espera de uno de esos rayos fulminantes que cegaban a sus competidores, dejándolos clavados como estacas. Pero primero atacó el francés. “Se va, se va, joder sí se va...”, escuchaba gritar por encima de mi cabeza, pero no sentía la desesperación de otras veces en la voz. Aquello no estaba perdido.

El americano, por su parte, “no iba”. Era lo que decían el resto de especialistas al ver al maillot amarillo (mucho más áureo que ahora) intentar seguir al rubio, que marcaba cada golpe de pedal con los riñones, como si pusiera tachuelas con cada pierna y las revisara con aquellas gafitas puestas. “Ahí va, ahí va”, tronó mi padre de repente al tiempo que saltaba Perico, encrespado encima de los pedales, dejando al americano sufrir solo en pos de la meta. Y todo eran vengas y vamos y dale, que es tuyo, el gabacho ese que, ojo, no va mal, el muy franchute. Al final entraron juntos los dos con unos segundos sobre Lemond, entre ayes y uyes.

Todo quedaba aún abierto, la última carta se jugaba, ay, al día siguiente en una contrarreloj. Ese mismo día regresábamos a casa, consumido ya el mayor derroche familiar que todavía se recuerda. Los segundos fueron cayendo como losas en el viaje de vuelta con el silencio y la radio de fondo: Fignon no alcanzaba a Lemond por los pelos, y Perico se quedaba sin ganar, todo por su mala cabeza, como se lamentaba el conductor en una mezcla de tristeza y calamidad que nos hundía aún más en los asientos. Aquella sería la última oportunidad de Perico, el último año que tuvo posibilidades reales de conquistar la ronda gala para su legión de incondicionales. Nunca volvimos a ir de vacaciones.

jueves, 21 de julio de 2011

mañana en Alpe d´Huez

Veremos un poco de batalla extra y quizá, si se recupera un poco, vaya Alberto a por la etapa. En la línea de meta ha quedado claro que estaba dolorido otra vez. Bueno, no sucede nada, este año a por el Campeonato del Mundo y el año próximo, a ver si tiene un poco de mejor equipo y planificación. Mañana un servidor se marcha al Low Cost a Benidorm, el lunes volveré a actualizar y descansaremos hasta el comienzo de la Vuelta a España.

Etapa 18: Andy y punto


Volviendo a ver el ataque en el Izoard de Andy Shleck, nunca sabremos si Evans o Contador hubieran ido a por él las cosas hubieran cambiado. Pero no han saltado a por él y hemos visto un ataque épico, 60 kilómetros, sin descanso, en el que por primera vez hemos visto al menor de los hermanos luxemburgueses brillar y ganar como un campeón. En el llano, cuando pensaba que iban a recuperar no ha habido manera, incluso se ha aumentado la ventaja a más de cuatro minutos en algún momento, dejando claro que iba fuerte. En un momento de la última ascensión incluso Alberto se ha puesto a tirar, pero cuando se ha abierto y hemos visto que se echaba para atrás me ha hecho temer lo peor. Evans, el canguro, ha sacado la cara por una vez y ha reducido a menos de tres minutos la ventaja y sigue aspirando a la victoria final. En un momento dado y cuando, por enésima vez Perico volvía a decir que era el momento de Contador para rematar, el de Pinto se ha quedado. El globo se ha desinflado. Al final victoria de Andy, su hermano detrás y Voeckler aguantando por unos segundos el amarillo. Ahora la cosa está entre Evans y Andy Shleck. Mañana Alpe d´Huez y mi única apuesta del Tour: Contador, si recupera, tendría que ir a por la etapa, aunque sea para brillar. El año que viene, sin caídas y sin Giro, volveremos a ver batalla.

porra del día: Ricardo Savirón


Ricardo Savirón, recuperando la fe en el ciclismo, nos da su apuesta: mi porra es Contador, Samuel y Frank Scheleck. Espero llegar!

porra del día: Gustaff Choos


El fotógrafo Gustaff Choos, que está en Tarragona, en el Hospital, acompañando a Micah P. Hinson y los Tachenko, saca tiempo para darnos su apuesta:Sin duda mi apuesta va de nuevo para Samuel sánchez seguido de contador... Uno recupera tiempo otro se lleva la etapa... Hasta que la crono los ordene en París

Porra del día: Eva Ayerbe


Eva Ayerbe, desde Huesca, siempre apasionada por la cultura y el deporte, nos muestras sus opciones: Contador va a dinamitar la etapa, Andy y Samuel!!!

Porra del día: Luis Aldea


Uno de esos alquimistas modernos, un tipo con las ideas claras, de los que ya casi no quedan, Luis Aldea nos propone: Gana Contador, segundo Evans y tercero Samuel.

porra del día: Olivier Vilain


El periodista y activista cultural (lo habrán podido escuchar si sintonizan Radio Ebro y la desconexión regional de Intereconomía, también es responsable último de la asociación Zaragoza en blanco) Olivier Vilain (que además es originario de la tierra de Merckx...sí, un belga en la porra) nos deja su opción: Alberto deja atrás incluso a Samu. Les mete más de 2' a los hermanos y más de 3 a Evans...

Porra del día: Luis Cebrián


Todavía no habíamos tenido por aquí al compositor, pinchadiscos y músico Luis Cebrián, pero ya está, esta es su apuesta: gana Alberto y saca 1,22 al grupo de Samuel y Andy...y Lucas.

Porra del día: Juanyco Unodelosnuestros


Lo conocimos como el hombre calmado al otro lado de la barra del Mar de Dios. También es un apasionado y practicante del ciclismo, su opción para hoy: Hoy gana Alberto...Aunque Andy va como de tapadillo...pero confío en Alberto y Samuel para que nos hagan vibrar esta tarde como no lo hacíamos desde hace años

Porra del día: Álvaro Estallo



Álvaro Estallo, periodista y paladar exquisito para las direcciones que marcan las rosas de los vientos, se lanza con una apuesta "matagaticos", el primero que se sale de la exaltación forofa que todos tenemos en estas horas previas: Aunque sólo sea por dar un poquito de mordiente a la porra de la jornada, apuesto por que Andy Schleck levantará, antes que nadie, los brazos en la meta del mítico Galibier. Trataré de razonar este órdago antipatriota. Contador, ayer, se llevó una pequeña decepción no sacando ni media décima al hermanísimo pequeño. Contador se ha desgastado, seguramente más de lo debido, en dos segundas para rascar menos que poco. Y lo más importante, Contador no tiene equipo. Tiene a Samuel, pero éste ya le ha hecho demasiados favores en lo que va de Tour. Por otro lado, los Schleck claramente se han guardado para las etapas importantes, las decisivas, la de hoy y la de mañana (el sábado sólo se esforzarán por perder lo menos posible), y esta tarde los hermanos van a cabalgar a lomos del Leopard (éstos sí tienen equipo) como si la vida les fuera en ellos, que por cierto les va.





Dicho lo cual, mi arriesgada apuesta es la siguiente:


PRIMERO. Andy Schleck.
SEGUNDO. Alberto Contador (a fin de cuentas, tampoco lo vamos a desbancar del podio de París).
TERCERO. Súper Samu.

Ni me lo dice la cabeza, ni me lo dicta el corazón, pero ahí queda mi apuesta.

Porra del día: Pablo Ferrer



El señor Pablo Herrer, apasionado de la música, periodista, padre y practicante de otras profesiones de riesgo, demarra por el exterior y dice: Contador, Evans y Vanendert. Samu estará ahí pero el otro día no tenía muchas pilas, el Galibier le podría castigar...

Porra del día: Fuxedo




























El cantante de DeVito saca un poco de tiempo en su jornada laboral para demostrar por qué es uno de esos escritores de frases redondas y contundentes: 21 curvas y 28 nombres, demasiados con acento holandes. Veo que la etapa de hoy marcará las estrategias de mañana, y los hermanos Schleck no me han respondido en la montaña tanto como esperaba. Si Samuel recorta hoy en su llegada a Galibier podemos tener mañana a un motivadisimo corredor español con opción a nombre de curva por lo cual apuesto por él con el corazón. Segundo Contador y tercero Evans.

Porra del día: Óscar Forradellas


El periodista montisonense Óscar Forradellas se incorpora a los aliados de este blog con su previsión para el día de hoy: A mí el instinto y la voluntad me dice que podemos ver un ataque tempranero. Las primeras escaramuzas pueden llegar incluso en el Agnel, donde segundas filas como Basso podrían enseñar maillot. La guerra se desatará definitivamente en el Izoard, donde se dinamitará la carrera. Saltará, claro, Contador, al que seguirá en el primer momento Samu, Evans y Andy. Frank y Voekcler petan a la primera forzada. Y el Galibier será una carnicería donde sufrírá primero Evans y luego Samu para que Contador corone solo mientras Voeckler se hunde y pierde lo que había salvado hasta ahora para desesperación de los gabachos.

Porra del día: Sergio Duce


Al realizador atecano (que ganó la porra de Luz Ardiden, no lo olviden) lo tenemos estos días en la capital de la pérfida Albión, para los que leen poco, en Londres, pero vía digital nos transmite sus sensaciones para hoy: Bueno, si en la primera porra aposté por Samuel por la necesidad que tenía de que este corredor se llevase una de las buenas, en esta apuesta y aún sabiendo que no voy a ser nada original, no puedo hacer otra cosa que no sea ver a Contador en lo más alto, porque no tengo muy claro que pueda llevarse un Tour donde los seis primeros de la clasificación sean tan exageradamente sobrehumanos, pero el espectáculo de los dos amigos españoles no tiene nombre y su hermanamiento supera la consanguinidad de los Schleck. Adoro a Samuel y soy muy fan, pero esta es para Alberto.

Porra del día: Mario Hinojosa (el espíritu del pirata)


Otro al que echábamos de menos, el escritor turolense Mario Hinojosa. Un tipo que capta con la sensibilidad de una cámara analógica los instantes más hermosos de la vida y los plasma en papel. Nos manda un texto-porra de esos que te hacen salivar:

El espíritu del pirata


Hoy sólo hay sitio en la cima del Col du Galibier para un superclase, para un pura sangre, y todos estaremos expectantes a que se desencadene ese maravilloso espectáculo que ya García Márquez dejó escrito:

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

Un día descubrimos que a la belleza se llega por caminos tortuosos, por eso creo en Rigoberto Urán, viene de una estirpe indómita, la de los Fabio Parra, Oliverio Rincón o Lucho Herrera, él está destinado a poner las cosas difíciles, será el primero que prenda la llama, y la lengua rugosa de ese fuego se extenderá por el coloso alpino a la velocidad de la luz, se acaba la pólvora y los Schleck tienen miedo de que les explote encima, viajan a un segundo de la ira y a otro de las lágrimas, mi corazón es de Samuel Sánchez pero lo veo justito, y cuidado, en BCM se ha infiltrado un extraterrestre con pinta de leñador australiano, no me gusta que gane enteros, pero lo hace, hay que dinamitarlo, reventarlo, en el buen sentido. Y al final en esa cartografía lunar que es el Galibier, apuesto porque el espíritu del pirata se aparezca en forma de baile, y una voz estruendosa grite en la cima a los cuatro vientos: “Danzad, danzad, malditos”.

Porra del día: Juan Luis Saldaña


Extrañábamos al músico, escritor y periodista, que tanto nos hizo disfrutar con su artículo sobre las viejas chapas de ciclista. Juan Luis Saldaña también nos da su previsión para el día: yo creo que mañana Contador se va con Evans en el inicio del puerto y meten uno y medio a los demás el amarillo se hunde, claro. Ayer casi le sacan un café unos vecinos.

Porra del día: Víctor Guiu


Nuestro gurú particular, Víctor Guiu, El Mestizo, aporta su previsión para la jornada de hoy:
Si se continúa con la progresión de estos dos días creo que Saxo tiene que ponerlo complicado de salida e ir destrozando un poco a la gente en el Agnel. No creo que allí haya movimientos y todo dependerá de que Saxo aguante a algunos corredores a buen ritmo hasta arriba o que Rijs pueda contar con algún otro equipo que le ayude a petar la carrera.Los hermanitos deberían de estar interesados en lo mismo, pero visto lo visto, es fácil que dejen hacer otra vez a Contador. Es una pena, porque los hermanos son muy, muy buenos, pero corriendo así difícilmente se llevarán un Tour. Quién sabe. Igual hoy recapacitan y se sacrifica alguno de los dos por el otro. En Izoard Alberto destrozará la carrera para coger tiempo arriba y lanzarse a saco. Aunque si ve que no puede es posible que deje hacer o incluso que reserve fuerzas para Galibier. Si es así quizás sea una buena oportunidad para Samu o Basso. Todo dependerá del aguante de Evans y los hermanos. Hoy creo que ganará uno de la general, en principio apuesto por Contador, pero como soñar es gratis me imagino que Samu y él llegaran solos a Galibier con una galopada a lo "Diablo" en Sestrieres y que ganara Samu. Evans siempre es una incognita en estos puertos. Uno de los hermanos peta hoy del todo, por obra o por omisión. En todo caso, si se quitan de en medio a Voeckler y Contador es capaz de sacar un par de minutos a Evans con la etapa de mañana de por medio es posible que opte de nuevo al amarillo. Si la realidad nos supera es posible que veamos una etapa de las que recuerden nuestros hijos en alguno de sus blogs dentro de 33 años. Mañana. Mañana seguirá la leyenda, que ya existe. Venga Samu¡¡¡¡¡¡

Porra del día: Jorge Rojo


Una de las cabezas visibles de Domingueros producciones vuelve a darnos su apuesta: Etapa para Samuel, que llega con Contador. Andy tercero. A ver qué pasa...

miércoles, 20 de julio de 2011

El mito de los Alpes: Alpe d´Huez 2008 el sueño del avulense















El Tour del año 2008 era bastante extraño, el último ganador, Alberto Contador, no pudo participar puesto que su equipo, el Astana, fue excluido por la organización del Tour. Además Contador había ganado después de la salida de Rassmusen, una salida provocada por su mismo equipo. El ciclismo, como en los últimos años, se había visto atacado por el dopaje y andaba renqueante en busca de un dominador claro que diera orden a una carrera tras la retirada de Lance Amstrong. Así en la salida de aquel Tour del 2008 el abanico de favoritos era raro, casi un "Tour a lo walkoviak", como había sido en los últimos años. Distintos corredores habían portado el maillot amarillo antes de la llegada al Alpe d´Huez, la última etapa de montaña: entre otros el español Alejandro Valverde, Cadel Evans y el hermanísimo, Frank Shleck, que era líder aquel 23 de julio, uno de esos días en los que la épica volvió al ciclismo. Se llegaba a pie de puerto y el grupo de los favoritos incluía a Menchov, Samuel Sánchez, Evans o Valverde, más los dos hermanos Shleck, que además eran del mismo equipo, el SaxoBank, que Carlos Sastre. El avulense le dijo a Frank en la primera rampa: "Que me voy" y lo intentó, a la segunda se marchó por delante. Los hermanos hicieron amagos de ir saltando y de tirar, ya por aquel entonces corrían por su cuenta, hasta que Bjarner Riis se acercó en el coche del equipo y les ordenó dejarse de tonterías y controlar la carrera. Entonces empezó el festival Sastre, que subiendo con ritmo de campeón iba aumentando su ventaja sobre Cadel Evans. Sastre, uno de esos ciclistas de valor y fuerza, como Fernando Escartín, que siempre se quedaban a las puertas de los grandes éxitos, que acumulaban posiciones entre los diez primeros de las tres grandes vueltas, estaba empezando a acariciar su primer gran triunfo. Samuel Sánchez y después Andy Shleck saltaron tras él, pero Sastre no cedía, iba a ser su día, el más importante de su vida y Alpe d´Huez lo contemplaba. A mitad de subida ya era maillot amarillo virtual, en la meta, masticando cada segundo de ventaja, había conseguido acumular 1 minuto 34 segundos de ventaja sobre Cadel Evans, 94 segundos frente a un especialista contrarreloj, pero era el nuevo líder, el líder del Tour 2008, el nuevo campeón, Carlos Sastre, un humilde y regular escalador al que, como a todos los grandes, le iba muy bien el maillot.


Pd: la historia, queridos lectores, acaba bien. A pesar de los miedos, del temor a la crono del penúltimo día... Sastre sólo cedió 29 segundos y llegó a los Campos Elíseos como nuevo Rey de Francia.

Etapa 17: Dos leones hambrientos


Cuando uno ve la voracidad con la que hoy ha atacado Alberto Contador en un puerto de segunda, cómo se han jugado el tipo en el descenso, Samuel Sánchez y el de Pinto, cómo se han salido dos ciclistas, incluyendo el líder, por la misma zona...la pena es que había demasiado terreno entre el descenso y meta-la verdad que en el perfil de ruta parecía mucho menos-, que aunque hubieran sido 10 segundos hubiera merecido la pena. Están como bestias desbocadas, con ganas de hacerlo a lo Ocaña...la victoria en escapada bidón para Boasson Hagen. Este tipo de etapas te hacen volver a creer en el ciclismo, en la vida. Mañana, mañana, mañana...

El mito de los Alpes: Alpe d´Huez 1986 Lemond vs Hinault


Mucho mejor que Lemond & Hinault, como podrán comprobar.

La llegada al Alpe d´Huez del año 1986 es significativa por varias razones: supuso el final del último intento de Hinault por conseguir su sexto Tour de Francia y el comienzo de una generación que había empezado a devorar a sus rivales años antes y que tuvo como punta de lanza las salvajes victorias de Fignon en el 83 y 84, más la de Delgado en el 88 y la elegancia del primer amigo americano, Greg Lemond, que ganaría en el 86, 89 y 90. Pero vamos a remontarnos a un año antes, a 1985, Hinault le había prometido a su gregario Greg Lemond que si le ayudaba a ganar su quinto Tour de Francia al año siguiente trabajaría para él. Lemond cumplió su parte del trato, no así El Caimán, que al comienzo del Tour de 1986 tenía claro que lo suyo era superar a Merckx y Anquetil y ser el primer ciclista que conseguía seis rondas galas. Así en la octava etapa Hinault aprieta fuerte y se lleva la primera crono larga del Tour, con 44 segundos de ventaja sobre Lemond y distanciando a Fignon en casi cuatro minutos. El 15 de Julio vuelve a aparecer Perico Delgado en las montañas del Tour de Francia, se lleva la etapa, escapado junto a Hinault desde el kilómetro 145 y venciendo en Pau. Lemond está muy cabreado, pierde 4 minutos en meta, Hinault no cumple su promesa y su hambre de victoria lo ha colocado líder de la carrera. Pero al día siguiente, segundo de Pirineos, llega Superbagneres, con el Tourmalet y otros hermanos menores por el medio y se produce el gran error de Hinault: atacó como un auténtico animal, en el Tourmalet, pilló a Arnauld que iba escapado en el descenso y, con el viento de cara, se fue en solitario (con dos narices, por otro lado). Pasa el Aspin y el Peyresoure en cabeza, pero, tras llevar hasta dos minutos de ventaja, es alcanzado en el descenso de este último por el grupo en el que iba Lemond. Todos juntos comienzan a ascender el último puerto y allí Bernard Hinault, absolutamente desfondado tras la paliza, cede y pierde frente a Lemond, que gana la etapa, más de cuatro minutos. Hinault y Lemond, Lemond e Hinault están separados solo 40 segundos. Y llegan los Alpes, la primera etapa, con ascensión al Izoard, es una gran victoria para Eduardo Chozas, Lemond remata a un Hinault que pierde definitivamente la posibilidad de ascender un peldaño más en la leyenda. Lemond es el nuevo capo del Tour de Francia e Hinault tiene que ceder. Así pues el 21 de Julio de 1986 la última etapa alpina lleva a los corredores hasta Alpe d´Huez, con Lemond como líder claro e Hinault teniendo que asumir, por primera vez en su vida, la labor de gregario. Es importante también recordar que aquel día Perico Delgado abandonaba la vuelta francesa, destrozado por la muerte de su madre, las imágenes del campéon español subiendo al coche del equipo PDM, llorando, son de esas que te marcan para toda la vida. Bajando el Galibier Hinault se va y atrapa a Lucho Herrera que iba escapado por delante, formándose un grupo en el que están también Lemond, Zimmerman (qué gran campeón, el suizo) y Cabestany. En la ascensión al mítico Alpe d´Huez se van quedando todos y solo quedan en cabeza alumno y profesor, profesor y alumno, Lemond e Hinault, que suben juntos, tira Hinault...más de cinco minutos con respecto al tercero en la carrera, una curva, otra curva y al final llegan juntos, cogidos de la mano, una imagen para el recuerdo.


Aunque todos sabemos que si Hinault hubiera podido hubiera machado al criajo yanqui hasta dejarlo a diez minutos.


Quédense con lo hermoso o con el mito.

martes, 19 de julio de 2011

Etapa 16: Con dos cojones y un tambor


Ayer le comentaba a Víctor Guiu El Mestizo: "Me dirás que soy un tontón, pero pienso que Contador atacará, como decía Hinault: si no voy subiendo, ataco bajando". Y en un puerto de segunda categoría, lo ha intentado una vez y todos nos hemos sorprendido, pero es que luego lo ha vuelto a intentar y allí se ha visto que Andy Shleck no iba. Han coronado con mucha fuerza Cadel Evans (cuidado con él, que el australiano aguanta), Contador y el gran Samuel Sánchez. Descenso a tumba abierta, bajo la lluvia y los hermanos iban atragantados. Todos con los genitales pegados al cuello. La bajada era complicada y al final se ha cortado, Evans un poco por delante y Alberto y Samuel unos segundos por detrás. Menos de medio minuto frente al líder y Frank Shleck y un minuto largo para Andy. No sé qué pasará mañana, pero hoy me he llevado una alegría de narices y pase lo que pase mañana: "Alberto Contador, con dos cojones y un tambor"

lunes, 18 de julio de 2011

Porque lo habíais pedido: GJ.Thenuisse

Las etapas perdidas: 13, 14 y 15



















He estado en Salou viendo a mis padres y disfrutando el Tour como hace veinte años, al mediodía y con sal en los labios. Mi gran ilusión hubiera sido ver a Alberto reventar la carrera, pero está claro que este año no podrá ser y, si gana, lo hará por capacidad de control y ese brillo de campeón que tiene el muchacho. No había red así que no pude actualizar mis impresiones de las etapas del viernes, sábado y domingo: el viernes nada excesivamente reseñable, solo la sensación de poder que el campeón del mundo, el noruego Thor Hushovd dio al sobrepasar al pobre David Moncutie, Gilbert que corre como si el Tour fuera una sucesión de Paris-Roubaix, Flecha Valona y demás clásicas, se pegó un ataque de estos ricos, ricos, llevándose unos cuantos segundos. Con el Aubisque tan lejos de meta (¿qué manía tiene la organización del Tour de montar alguna etapa de estas tan pardas, con un montañón a mil kilómetros del final, es mejor poner un pequeño muro de tercera, que siempre se moverán más los gallos) la etapa fue nula entre los favoritos ¿Qué puedo decir de la etapa del sábado? pues que casi fue nula también entre los favoritos. La esperaba con ganas, con muchas ganas, era la etapa...aunque viendo cómo había marchado Contador en Luz Ardiden, las cosas no se veían nada claras. Y para cómo podía haber ido...Alberto iba atrás siempre en el grupo de favoritos, no se le veía nada fino, pero también es cierto que saltaba con más gracia y potencia a los ataques (por llamarlos de alguna manera) de los hermanísimos. Saltó el belga Vanendert y entre todos los asustadizos favoritos el único que trató de arañar algún segundo fue Samuel Sánchez (que se le ve fuerte, ¿igual entra en podium, o qué?). Alberto aguantó, que viendo cómo tenía la pierna de hinchada, parece más que suficiente. El demarraje para la galería de Andy Shleck en los últimos metros, para llevarse dos segundos...patético. El domingo llegada a Montpellier y otro triunfo para Cavendish. Poco más que contar, aparte del esfuerzo maravilloso que están haciendo el nuevo duo dinámico: Ventoso y Rojas para que este último se lleve algunos puntos a la buchacha y pueda seguir aspirando al verde de la regularidad. Que no se nos olvide el tapado francés, que sigue líder y no cedió nada en los Pirineos.

El mito de los Alpes: Alpe d´Huez 1988 Delgado de amarillo


Nuestra primera entrega sobre las distintas llegadas del Tour de Francia al Alpe d´Huez está protagonizada, como no podía ser de otra manera, por Perico Delgado. Nos vamos al año 1988, el Tour de Perico, el de los sueños cumplicos en las calurosas noches de aquel estío en el que un servidor cumplía 10 años. Hay que recordar que el año anterior, en la misma etapa, Delgado se había vestido de amarillo (aguantando el liderato durante cuatro días, hasta ser derrotado en la crono por Roche), pero esta vez iba a ser la definitiva. Este año el Tour empezaba las dificultades montañosas en los Alpes, con el canadiense Steve Bauer de líder, la primera iba a ser la llegada Morzine, donde gana Fabio Parra y Perico afila el cuchillo, metiéndole dos minutos y medio a JF.Bernard (la primera gran esperanza francesa, una más, después de Hinault) y Sean Kelly. El día grande, la llegada al Alpe d´Huez del 88, con Madeleine y el Glandon antes. Las cosas las fueron calentando los del equipo Reynolds, Miguel Indurain, Omar Hernández y el gran Ángel Arroyo, en la subida al Glandon estos dos últimos imponen un ritmo salvaje que deja al grupo de los favoritos muy reducido: aparte de ellos dos y Delgado, Rooks y Thenuisse (los holandeses dorados), los colombianos Parra y Lucho Herrera, el americano Hampsten (que había ganado el Giro de Italia aquel año), el mexicano Alcalá y Álvaro Pino, el bravo gallego. A dos kilómetros de la cima Perico ve que Lucho Herrera va flojo y demarra sin contemplaciones, se va solo. Poco después lo atrapa Rooks y juntos comienzan el descenso que los lleva a las faldas de Alpe d´Huez con un minuto de ventaja. Pocas tonterías, se estaba jugando el Tour de Francia. Delgado tira, es el que hace el trabajo, Rooks a la espera, por detrás iba Álvaro Pino y un poco más atrás, Herrera que no puede y se van Parra y Thenuisse. Ambos alcanzan a Rooks y Delgado a 4 kilómetros de la cima. Perico aguanta, sabe que está ganando el Tour de Francia y que ninguno de sus rivales podría con él. Stephen Rooks (que aparte de alguna medalla en Campeonatos del Mundo de ciclismo nunca alcanzaría aquel nivel) demarra y va en post de la victoria. Perico no se inmuta, es el que manda en la carrera y llegará cuando y como quiera. Victoria de Rooks, segundo Thenuisse y en el mismo tiempo Perico, unos pocos segundos más tarde Fabio Parra y quinto Lucho Herrera. El hasta entonces líder Bauer pierde 2 minutos y 34 segundos, quedando a 25 de Perico en la clasificación general. Perico mandaba... después llegarían los Pirineos y la victoria de Cubino en Luz Ardiden de la que hablamos hace unas entradas, pero está claro, que aquel Alpe d´Huez mágico quedará siempre en nuestra memoria.

Parecidos razonables: Frank Shleck y Juan Aguirre





Igual me estoy yendo un poco, pero es un pequeño homenaje a Alfonso Arús, muy de la época del último gran ciclismo. Apedreadme sin pensáis que lo merezco, pero ayer viendo el vídeo de la subida al Alpe d´Huez del año 2008 lo vi claro.

domingo, 17 de julio de 2011

Entrevista a Víctor Guiu El Mestizo: ¿Qué podemos esperar de este Tour 2011?


Una de esas personas que sabe de verdad de ciclismo, El Mestizo Víctor Guiu, ha sido tan amable de contestarnos una serie de preguntas, que espero, aclaren lo visto estos últimos días en el Tour de Francia y den también algo de luz para la tercera semana de la ronda francesa:

Bueno, bueno. Saber no es que sepa mucho. Corría de zagal y guardo grandes amigos y muy buenos recuerdos. Cuando veo a algún compañero y amigo correr de profesionales tengo una envidia sana, pero cada uno nos quedamos en el sitio que más o menos merecíamos o al que las circunstancias nos llevaron. De todos modos, visto el nivel de algunos comentaristas...

  1. Víctor, ¿todavía ves ganador a Contador de este Tour 2011?

Lo tiene más difícil que nunca, pero es que nos tenía muy mal acostumbrado. Se encontró su primer Tour tras eliminar al lider su propio equipo en unas circunstancias un tanto raras, pero también le negaron disputar otro con el Astana. Ha demostrado que es el dominador, el capo del pelotón, el mejor. Y eso hace que parezca que tiene que ganar siempre. Los españoles somos muy cafres, y analizamos poco cuando uno gana. Enseguida enterramos a nuestros héroes deportivos. Hay que tener confianza, además, como le tienen tanto miedo, le han dejado "vivo" en los Pirineos. Si hubieran petado la carrera los hermanicos creo que le hubieran sacado tiempo.

2. ¿Si Evans se descolgara en alguna etapa de montaña, sería Contador capaz de recuperar en la última crono lo perdido frente a los hermanísimos?

Evans siempre corre igual. Y siempre tiene un día jodido. De momento no le han "pretao" lo suficiente para probarlo. Mientras lo lleven así tiene todas las de ganar. La última crono del Tour no es una crono normal. La acaban disputando también los que acaban más fuertes. Cualquier cosa puede pasar, acordaros de la crono de Sastre en su Tour o las últimas de Perico. Pero la evidencia es que Evans es mejor contra el crono que el resto. Es un superclase, aunque nos joda verlo correr siempre a la defensiva. Él no tiene por qué atacar. Andaremos y veremos.

3. En una de nuestras conversaciones en la etapa de Plateu de Beille me dijiste: "los Shleck le están salvando el Tour a Contador." ¿Por qué?

Porque si Contador no fuera Contador incluso se habría retirado. La rodilla que llevaba era para verla, de cromo. Y se ha mantenido muy atrás en el grupeto principal de la montaña. Es muy complicado superar los tozolones que se ha llevado y encima luego estar arriba. Ha demostrado que es el más grande, pero si le hubieran dado guerra, a la antigua usanza, le hubieran jodido algún minuto. Le han dado tiempo y si recupera un poco es capaz de joderlos en los Alpes. Ojalá.

Si no fueran hermanos parecería que esos marcajes también van entre ellos, como si ninguno de los dos quisiera apurar lo suficiente. Me imagino a su madre llamándolos por la noche y diciéndoles: "sobre todo no discutáis, hijos míos". jajajaja.

4. Hay rumores que aseguran que es orden de Rijs, el director de Saxo Bank, la postura más cicatera de lo habitual de Contador, ¿puede ser eso posible o es solo el estado de forma del de Pinto?

Rijs es un tipo muy listo (en el buen y el mal sentido de la palabra). Recordad el Tour que ganó y cómo "controló" y "manejó" el pelotón después de la movida del Festina y de irse los españoles para casa. En todo caso, la postura que ha tomado, cuando Contador estuvo a punto de bajarse de la bici, es la más lógica y normal. Toda esa fuerza que guarda le puede venir bien, si se recupera de las caídas, para liarla en los Alpes.

5. Hay etapas "tapadas", como el martes 19 de julio, con final en Gap, que se sube un puerto de segunda y después el descenso nos deja en meta o al día siguiente de perfil semejante, donde si Alberto no va bien en montaña podría ser momento para arañar unos segundos importantes, más tácticos, frente a las montañas marcadas, que parece que será un marcaje al hombre...

El tiempo se sacará en las grandes etapas. Con los marcajes que hay el control será todos los días, y el equipo fuerte sólo hay que ver cuál es. Leopard es un equipo acojonante. Pero corriendo como están corriendo es posible que estén dejando el Tour abierto a otros como Evans, Contador, Basso, e incluso Samu, pues estos dos están menos marcados. Esas etapas pueden dejar a algún favorito fuera de la carrera, pero no deciden Tours ni grandes tiempos.

6. ¿Te está sorprendiendo este maillot amarillo, no cede...? ¿puede aspirar al Tour si los demás siguen haciéndose la sombra?

Voeckler es el típico fantasmón francés. Pero es luchador, un valiente, un amante de grandes gestas ciclistas. No me sorprende, además es una de las "porras" que he ido acertando. Como si me lo hubiera imaginado. Para un francés, mantener el amarillo, y para Europcar, el primer año de patrocinio, estar ahí, es la hostia. Pero de ahí a aspirar al Tour lo veo casi imposible. Pero mi más sincero aplauso. Ayer incluso atacó, con un par de huevos, si señor.

En cuanto a la sombra y los marcajes, te diría lo mismo que piensa Bahamontes, pero no soy Bahamontes. Me gustaría que algunos corredores murieran matando. Eso sí, queda mucho Tour.

7.Otros temas que nos han apasionado son el maillot verde de Rojas, ¿debe mostrarse ofensivo o guardar fuerzas para alguna de las etapas de las que hablábamos antes, de media montaña?¿quién tienes marcado en tu quiniela para ir a por otro triunfo, algún español más?

Insisto en la tontería de los seguidores y forofos españoles. Somos algo gilis y sólo nos fijamos en los que ganan (Nadal, Contador, Induráin, los de las "amotos"...) Y luego enseguida los metemos en el infierno cuando no lo hacen.

Hay que apreciar las grandes gestas de los grandes deportistas. Y los grandes deportistas, en cuanto al ciclismo, para mí son todos sin excepción. Llevar aunque sólo sea un día el verde es un triunfo del copón. Luchar por él hasta París, de quitarse el sombrero, pero aquí sólo nos fijamos en lo de siempre. Una pena.

Si no se muestra más ofensivo es porque ir a más de 40 por hora durante 200 km un día detrás de otro no debe ser fácil, ¿no crees?. Además no le van a dejar moverse mucho, ten en cuenta que Gilbert, Cavendish y Thor están por allí cerca. Y el verde se paga muy caro, aunque los seguidores de la piel de toro no les parezca importante.

Las grandes historias las escriben los pequeños.

8. Por ahora, ¿este es el Tour más disputado de los últimos años o directamente el más aburrido?

Ha habido muchos Tours más aburridos. Por lo menos este todavía está abierto, aunque, como en todos los Tours desde hace 20 años se echa de menos muchas cosas. Las cosas cambian.

Ver ganar a Luisle, a Samu y luchar a los nuestros en todos los terrenos no tiene precio. No tenemos memoria.


Muchas gracias a Víctor Guiu, esta semana con las etapas del Galibier y Alpe d´Huez, más la crono del sábado, nos van a quitar mucha siesta, pero merecerá la pena. Estén atentos

El de la foto es Víctor Guiu, claro, retomando la forma en el ascenso al Santuario de la Virgen de la Sierra (yo sigo con mi bici estática, el año que viene, si me manejo en Agosto en Ateca, me uniré a él para que me machaque como merezco)

jueves, 14 de julio de 2011

Duodécima etapa: Bien por Samuel (pero Contador va flojo)

Alberto se ha pegado toda la subida atrás, agazapado...se veía que no iba fino del todo y al final se ha reventado. Ha aguantado los envites de los hermanos pero no ha atacado en ningún momento, un poco decepcionado, sigue quejándose de la rodilla, que parece que tiene la rodilla petada, pero chico, no lo hemos visto tan fuerte como en otras ocasiones. Igual que en el muro de Bretaña lo vi muy claro, ahora mismo se me ha caído un poco el mito, me recuerda a cuando Perico decía que las piernas no iban y que había que pasar la jornada como fuera. Pero ha perdido tiempo y tenía que recuperarlo, un simple resumen.

Lo bueno, sin duda, que Samuel Sánchez ha ganado una etapa como un auténtico campeón y eso está de puta madre. Segunda victoria española del asturiano Samuel Sánchez. Un aplauso para él.

Y la porra, se la ha llevado Gustaff Choos.

Porra del día: José E.Ozcoz

José Emilio Ozcoz se la juega: Mi pronóstico es una escapada de los que, en principio, no cuentan para la general. Ganador: Rigoberto Urán

Porra del día: Rubén Moreno

El genuino Capitán Lillo desde Huesca no se anda con medias tintas:Voy a ser claro y predecible. Alberto Contador lleva dos días jugando al despiste con los medios. Los programas radiofónicos nocturnos se han hartado esta semana de decir que el madrileño se reservará para las duras etapas de los Alpes. Pues bien señores, preparen sus palomitas y acomódense en el sofá pues la etapa de hoy se prevé espectacular... aún no he visto rendirse a Contador y no poder aceptar el reto de pegar un hachazo y rascar unos segundos a sus rivales en cualquier Kilómetro que pique para arriba. La batalla está servida y serán los contrarios los que tendrán que estar atentos. CONTADOR llega con un pequeño primer grupo, ¿quién llegará detrás? no es importante, lo importante es cuánto tiempo tarden. Hoy la siesta esta prohibida!

Porra del día: Paco Sánchez

Activo seguidor del CAI Zaragoza pero también amante del ciclismo, Paco Sánchez, del blog ElCAIalaACB hace su apuesta del día: Frank Schleck.

Porra del día: Jorge Rojo

Cabeza visible de Domingueros Producciones, Jorge Rojo apuesta por: La etapa de hoy, ¡buf!. Barreré para casa: Gana Luis León Sánchez, segundo Contador y tercero, Andy Schleck...A ver qué pasa, a disfrutar de la tarde!!!

Porra del día: Fuxedo

El cantante y letrista de De Vito apuesta por: Contador mirará al cielo, le vendría bien que se hundiese, por Tutatis. Lo espero y lo deseo, está muy fuerte en la montaña este año, igual que Samuel Sánchez, que espero haga podio en esta etapa. Imagino que los hermanos Schleck se pegarán al ojete de algun español, así que añado a Andy como tercer clasificado en la romántica etapa. Hoy empieza el show de verdad.

Porra del día: Gustaff Choos

El fotógrafo Gustaff Choos lo tiene claro:

1.- Samuel Sanchez, le vi el otro día morderse la lengua y pensé, "jodo este pajaro las ganas que tiene de subir."
2.- Contador, va sobradísimo, pese a los golpes de todo tipo que lleva, los tiene cuadrados. Además se ve que Samu le va a" echar una mano para recuperar tiempo" y este le dejaría ganar si fuese el caso.
3.- Andy Schlek, se va a pegar a la rueda de contandor de aquí a Paris, ya verás. Alguna goma nos hará, pero se dejará las tirillas por aguantarle.

No es muy atrevida mi apuesta porque quiero ganar. Probablemente me equivoque y sea Contador el que gane hoy, pero si no es así creo que estos tres son los mejores y en este orden llegarán. A partir de aquí estarán los Kloden, Evans, Frank incluso... y algún jovenzano alocado, pero Este tipo de montaña es muy exigente y sólo los recios de piernas y pitera llegan lúcidos al final.

Todo esto sin contar pájaras.

Porra del día: Álvaro Estallo

Rumbero de rumbo y conocido viajero en busca de los más perdidos aragoneses del mundo, nos ofrece su porra particular (bueno, que nos da su apuesta, la porra la guardará para mejores momentos): apuesto, contra las leyes del ciclismo y de la lógica pirenaica, q hoy la llegada es al sprint. Ganador, Mark Cavendish.

Porra del día: Mario Hinojosa

El escritor Mario Hinojosa lo tiene claro y hasta le pone título a su porra: Hagan Juego.

Con el perfil en la mano mi apuesta es clara, hoy toca serrucho, desgaste en el Tourmalet, sin más, Voeckler agonizando como siempre, parece que la bicicleta le vaya grande o que el aliento nunca le llegue, pero esa extraña fe en sí mismo lo hace querido, será como Napoleón en Waterloo, aguantará más allá de la épica. Y mientras, los gallos sacarán a pasear sus plumas, encenderán los fuegos de artificio de Luz Ardiden, no para ganar un Tour, sí para decir aquí estoy yo, Contador esperará su momento y cuando queden pocos kilómetros y después de que los Schleck se pongan a triturar tubulares con su ritmo duro y rutinario, y siempre rodilla mediante, empezará el balanceo, ese baile del sol pinteño, un compás rítmico y embriagador, un hachazo y los Schleck a remar, sólo Andy y ojalá Samuel Sánchez agarrado a los riñones de la carretera, otro hachazo y llegará la combustión, el enemigo verá la estela pero doblará el espinazo como una marioneta desvencijada. Hoy, Contador no será líder, pero ya será el Capo.

Al final, en la cumbre y con La Marsellesa de fondo, un disparo de nieve, la primera muesca.

Porra del día: Sergio Duce

El realizador audiovisual Sergio Duce apuesta por Samuel Sánchez: Admiro a Andy pero que le jodan, si Contador no puede votaré por Samuel Sánchez, que me cae muy bien, que por justicia se merece algo bueno y porque es un gran tipo.Para la porra Samuel Sánchez.

Porra del día: Sergio Serrano

aka Pata aka Filete

Mi trío de hoy son Evans, Basso y Contador. Confío en un tío que tiene mi edad y parece mi padre. Eso quiere decir algo. En cuanto a Basso, últimamente, a los italianos cuando se les espera no aparecen, así que este año que no se le ha oído, espero ver al aprendiz de Bugno.

Los Schleck a rueda, aunque ojo con Frank para París… Ahí lo dejo.

miércoles, 13 de julio de 2011

Porra del día: Víctor Guiu


"Por fin llega el Tour que levanta de la siesta a los españoles (periféricos, centrales izquierdos, medios y laterales derechos). Tourmalet y Luz Ardiden son nombres (sobre todo este último) que suenan en la mente colectiva del ciclismo español. Que la etapa coincida con la fiesta nacional francesa es más que una buena noticia. En teoría los franceses saldrán calientes de salida. Así pues, lo más lógico sería que los equipos franceses intentaran meter por todos los medios a su gente en la escapada buena. Cofidis, AG2R, la Frace des Jeux... que todavía están a pelo, querrán meter a sus chicos por las rampas del Pirineo, que amenaza lluvia y épica. Los Astaná están sin jefes y Di Gregorio tiene ganas, seguro. Por no hablar de los Radioshack. ¿Qué hará Zubeldia y compañía ahora que no estarán muy marcados y las caídas han diezmado al superequipo?.No nos podemos olvidar que la marea naranja poblará, como siempre, los Pirineos. Son también las montañas del Euskatel, y pelearán. ¿Quién asumirá el mando de la etapa?. Está claro que Europcar no se tiene que meter en demasiadas milongas, y Voeckler, valiente entre los valientes, aguantará como un jabato mientras pueda. Quién sabe, igual si no hay guerra en Tourmalet es capaz de aguantar en Luz Ardiden. Todo se verá. Demasiadas esperanzas en la primera etapa de Pirineos. Tanto marcaje y tanto ciclismo moderno puede provocar que los segundos de a bordo aprovechen las estrategias de Leopards y comañías para armarla en el penúltimo puerto. Incluso antes. Tengo claro que Gilbert morirá matando. Y... ¿Qué me dicen de Urán?. Por ahí anda Samu también que tendrá ganas y poco que perder. Al asturiano le pasa como a Escartín, que no tiene tirón suficiente en la montaña pero es demasiado bueno para dejarlo marchar. Los grandes mandarán a su gente de salida. Se supone que BMCs, Saxos, incluso Rabobanks, tendrán que meter gente de enlace, por si las moscas. Aunque en cuanto empiece Tourmalet la batalla es clara y hay poco llano para meterse en pactos modernos y otras gilipolleces. No estaría de más que Rojas pudiera recoger algunos puntos en el sprint intermedio metiéndose en un corte. El maillot verde cada día es más caro, pero Le Tour no es sólo general y montaña. Bravo por el murciano. Si tuviera que apostar con el corazón, metería en mi porra a Contador (Cuenta, cuenta Contador) lanzando un ataque con un par, desde lejos, a lo Ocaña, desde la montaña sagrada pirenaica. Pero todo dependerá de la rodilla y de cómo afrontan los demás sus propias guerras. Evans tendrá un día malo, lo sabe hasta él, pero tiene clase de sobra y si los hermanísimos quieren joderlo tendrán que mover ellos la carrera, que para eso tienen el mejor equipo. Cancellara solico, tirando desde salida, podría hacer el corte bueno sin necesidad de puertos ni de repechos. Hoy, los ciclistas de sofá, tan impacientes y forofos, quieren épica. Aunque la épica es constante en el espectáculo más grande del mundo. ¿Y si el tapadillo es Frank? Se verá. Por gustarme me gustaría ver a Sastre por los Pirineos o a Txurruka dando leña como siempre, pero ese gozo ya me lo han quitao hace días. Mañana acudiré con mi padre a disfrutar de una etapa. De paso me subiré el Aubisque y esperaré que para la etapa que nadie espera nada se monte una marimorena. Hoy Contador recortará tiempo. ¿El amarillo?. El amarillo será canguro, o será español."

Cuarta entrega de Luz Ardiden: Tour de Francia de 1990















La llegada a Luz Ardiden del año 1990 marcó el final del mando de Delgado en Banesto y demostró que Indurain andaba mucho más fino en aquel Tour de Francia. Los primeros días de carrera habían provoda una situación extraña en el pelotón, puesto que una fuga en la segunda etapa en la que estaban Pensec, Chiapucci, Bauer y Massen (que se llevó aquella etapa) llegó con más de diez minutos por delante de todos los favoritos. Greg Lemond, el gran calculador, no se inmutó, sabía que era cuestión de desgaste. El amarillo pasó de Bauer a Pensec para terminar sobre el diablo Chiapucci que se descubrió como un gran ciclista aquellos días. El italiano no había alcanzado todavía la excelencia como escalador (la que demostraría los dos años siguientes en las cumbres galas) lo que no le permitía ser un serio candidato al primer puesto. Delgado no andaba demasiado fino, había perdido mucha pegada en la montaña, si bien en la crono andaba bastante mejor que en sus primeros años, tanto que en la primera crono larga que se llevó el mexicano Raúl Alcalá y en la que Indurain mostró las garras quedando segundo, fue capaz de aventajar a Lemond en 6 segundos. Parecía que en la montaña podría recuperar tiempo y buscar su segundo tour de Francia, pero no fue así en absoluto: en la primera etapa alpina que gana Claveyrolat, Delgado ataca y consigue sacarle menos de 20 segundos a Lemond, la segunda etapa con final en Alpe d´Huez iba a ser clave, en la pomada estaban Bugno, Alcalá y el americano y Perico lo iba a intentar. Pero no fue posible, Delgado se ahoga en los dos últimos kilómetros de la subida a Alpe d´Huez. Delgado había saltado después del estupendo trabajo del equipo, incluído Indurain, pero se llevó detrás a dos consabidos chuparuedas: Bugno y Lemond, que no le dieron un solo relevo y cuando estuvo bien cocinado, devoraron al segoviano que veía cómo el Tour de Francia se le escapaba de entre las manos. Lo poco que había conseguido en la crono y en la primera etapa de montaña se evaporaba. Delgado demuestra algo de recuperación en la segunda crono larga del Tour de aquel año, en la que solo Breukink es capaz de derrotarle (la mejoría del español como contrarrelojista era notable), tercero Indurain y cuarto Lejarreta. Parecía que volvía a haber opciones de soñar. Aquel día el italiano Chiapucci era el nuevo líder de la carrera. Perico estaba distanciado de Lemond en menos de un minuto y medio. Y quedaban los Pirineos, el terreno favorito de Delgado. En la primera etapa pirenaica brilló Chozas pero ganó Mottet y Delgado no se movió y el día de Luz Ardiden....


Delgado (quizá como Contador mañana en el Tour, con Andy el chuparruedas a su vera) tenía que atacar en el Tourmalet, porque la subía a Luz Ardiden no era lo suficientemente dura para quitarse a Lemond de encima. Pero no lo hizo, no iba con fuerzas y eso al yanqui no se le pasó. Miguel Ángel Martínez iba escapado y en el momento de los últimos 10km de ascensión llegó a ponerse, en plan bravo, Chiapucci a tirar del grupo de los elegidos (que había atacado ya en el Aspin, a lo bravo). Ataca Fabio Parra y se lleva Lemond. Era un espejismo, en un momento dado, a 7km de meta, Lemond, elegantemente vestido con el maillot de Campeón del Mundo, acelera el ritmo y solo pueden seguirle Lejarreta e Indurain, se quedan Philipot y Roberto Conti. Perico iba hundido y Miguel Indurain decidió seguir hacia delante junto a Lemond. Lemond iba muy fuerte, tirando hacia arriba como una bestia, Miguel Ángel Martínez es superado por el ritmo de Lemond. A un kilómetro, Indurain que no ha hecho un relevo, supera al americano, que se ve ganador de su tercer Tour de Francia, ataca y se lleva la etapa, la última etapa en línea que ganó Indurain en el Tour. Era un aviso, se acabó la generación postHinault (que duró solo cuatro años, de Roche a Lemond) y comienza la época de Miguel el tranquilo.


Greg Lemond, cicatero pero regular, se llevaba su tercer Tour y dos nombres comenzaban a sonar: Chiapucci e Indurain. Al año siguiente la liarían en Val Louron